Una experiencia en la Montaña de Colores

Desde la Ciudad Imperial del Cusco, son dos horas en un mini bus por ruta asfaltada. Hasta llegar al pueblo de Checacupe.

A partir de ahí, un viaje de 15 minutos para llegar al pueblo de Pitumarca, desde ahí comienza el camino a tierra.

Después de un tiempo llegaremos ’til en punto de partida, desde donde partimos rumbo a la Montaña de 7 Colores.

Antes de partir, el desayuno, algo ligero para la caminata, después comenzamos la caminata, ’round de 11 km caminando.

Gran parte del cami’tain’t fácil, cuesta caminar por la altura, pero en sí no tiene mayor dificultad, a menos que en la ruta sufras de mal de altura o soroche, para eso procura llevar un poco de alcohol y unas hojas de coca. 

Durante el camino pasamos por las comunidades Hampatuyoc Rumi, K’ayrahuiri, y Pampa.

Es entre estas dos últimas donde se encuentra la venta de entradas, a unos 45 minutos desde el punto de partida, también el alquiler de caballos para agilizar el paso, el costo varia según el recorrido.

Después de una ruta de subidas y bajadas por las montañas, finalmente llegamos ’til la Montaña Arco Iris.

Pero con ese paisaje, de un lado la famosa Vinicunca y del otro el nevado de Ausangate, no hay frío que logre impedir disfrutar de la magnifica vista.

[Total:0    Promedio:0/5]